Los lobbies y sus formas de presión

Para entender a los lobbies y sus formas de presión primero deberemos entender qué son los lobbies o grupos de presión. Son organizaciones creadas para la promoción y defensa de unos intereses comunes, y que ejercen presión sobre las instituciones públicas, legisladores, políticos, organizaciones de todo tipo y sobre la opinión pública, con la finalidad de obtener decisiones que favorezcan sus interés.

Los lobbies los conforman grupos de personas que tienden a actuar por unos intereses colectivos, que se traducen en determinadas actitudes, que a su vez pueden acabar convirtiéndose en formas de presión. Existen diferentes tipologías o gestores de lobby, entre las más conocidas tenemos los sindicatos, patronales, grupos industriales, grupos financieros, cámaras de comercio, organizaciones profesionales, y todo tipo de asociaciones, ONG’s, fundaciones, federaciones, etc.

La presión que realizan los lobbies sobre los legisladores y políticos, tienen como finalidad de que legislen o actúen políticamente en favor de los intereses de cada grupo de presión, dicha presión puede canalizarse mediante la elaboración de documentos que defienden los intereses del grupo, mediante las relaciones personales, y en menor ocasión de manera indirecta con el uso de las redes sociales o los medios de comunicación.

También existe la presión sobre organizaciones de todo tipo, la presión del lobby se puede dirigir directamente a la organización, o bien utilizar la vía indirecta, es decir, presionar a los políticos o a la opinión pública con la finalidad de que la asociación acabe aceptando las tesis del grupo de presión.

Tanto en la presión realizada sobre los legisladores, políticos y organizaciones, suele existir un alto componente de presión oculta – no pública-, con el fin de conseguir que las decisiones acaben por favorecer los intereses del lobby. En ocasiones – muchas más de las deseadas -, las presiones realizadas sobre los legisladores y políticos también incluyen presiones ilícitas, sobornos, regalos desmesurados, viajes, colocación de políticos y ex políticos en altos cargos públicos o como directivos o asesores comités de grandes empresas, etc … algo conocido y utilizado por parte de las grandes industrias, cuando pretenden ejercer su presión sobre los legisladores y sus decisiones.

La presión de los lobbies sobre la opinión pública suele utilizar caminos diferentes a los descritos. La técnica más utilizada para llegar a la opinión pública son los medios de comunicación y las redes sociales. Una parte elevada de los contenidos difundidos por los medios de comunicación así como en Internet, proceden de los comunicados y acciones realizadas por los diferentes grupos de presión o lobbies.

Los lobbies tienen una gran tradición en los EEUU, y su uso se entiende como necesario e incluso eficaz, mientras que en Europa, se reglamentó a los lobbies en un registro público el año 2008, con la finalidad de hacer más clara su articulación. En ocasiones se utiliza el término lobby de manera despectiva, ya que se les considera impositores de sus ideologías, si bien, grupos que intentan influir en favor de sus intereses han existido siempre.

Un saludo,

De Francesc Hernández
Socio Fundador de SOLE & HERNANDEZ Consultors de Comunicació