El futuro de las agencias de comunicación

Hace unos años escribí un post en el que me refería a lo anticuadas que estaban muchas agencias de comunicación que, por ejemplo, seguían valorando sus impactos en función del equivalente en valor publicitario, o que seguían considerando superfluos a los bloggers e influencers, que no creían en el valor de los impactos en la redes sociales, etc, pero muchas cosas han cambiado. Desgraciadamente aún hay grandes agencias ancladas en sus rutinas comunicativas y que no se han adaptado a los nuevos tiempos ni a los nuevos lenguajes. Aquellos que crean que las notas de prensa seguirán siendo su fuente de ingresos tal y como lo han hecho en los últimos años tenderán a desaparecer, es cuestión de tiempo.

Las agencias de comunicación se verán abocadas a una transformación radical cuya raíz será su transformación digital, que afectará en la manera de comunicar y de trabajar. La era digital ya está aquí y se está propagando a una velocidad imparable. Estamos hablando del Internet de las cosas, la comunicación mediante la realidad virtual, las ciudades inteligentes, los mensajes totalmente personalizados one-to-one, los influencers sociales, etc. Y no olvidemos que la comunicación, dentro de muy poco, será 100% móvil, relegando a un segundo término a los clásicos como la televisión, la radio o la prensa… Los medios tradicionales buscarán cada vez más la personalización de contenidos (one-to-on y on demand) y se volverán digitales y móviles.

Las agencias deberían disponer ya de equipos multidisciplinares, e incorporar especialistas estratégicos on i off line, creativos, diseñadores, expertos en contenidos, bloggers, expertos en tecnología movil y realidad virtual y sensorial, etc. Muchas agencias deberán optar por una especialización temática con la finalidad de poder ofrecer un servicio más adecuado a cada cliente, al tiempo que en su propia especialización, deberán ser capaces de ofrecer un servicio que integre las nuevas herramientas comunicativas.

Las fronteras entre las actividades de una agencia de comunicación o relaciones públicas, una agencia de publicidad o de marketing, o una agencia de comunicación digital están cada vez más difuminadas y tenderán a una integración total de servicios bajo un mismo paraguas. Las agencias serán, por tanto, mucho más multidisciplinares pero centradas en nichos o especialidades, y se convertirán – como dice José Antonio Lorente – en “socios estratégicos de sus clientes” centradas en asesorar en la gestión de su reputación corporativa.

Este nuevo modelo de negocio tendrá como característica diferencia algo que de un tiempo para aquí ya estamos viendo en muchas agencias, la comunicación se trabajará en base a unos objetivos muy bien definidos, que deberán poder ser traducidos (y tangibilidados) en unos resultados que se puedan “medir” y que el cliente pueda valorar.

Francesc Hernández
www.solehernandez.com