2014 el año del marketing de contenidos

Este 2014 será el año de la consolidación del marketing de contenidos, si bien ha ido sumando adeptos en el mundo empresarial, aún está muy lejos de su verdadera implementación.

El marketing de contenidos consiste en crear información relevante (y gratuita) dirigida a clientes actuales y potenciales, con la finalidad de atraer hacia su empresa o entidad y “conectar” con ellos. La información que se distribuya tiene que ser valiosa (buenos contenidos) para su receptor, puesto que si se percibe como un producto meramente promocional, generará el efecto contrario.

El marketing de contenidos genera diversos beneficios para el emisor, entregar información valiosa genera lealtad entre sus lectores, permite consolidarse como un prescriptor valioso y un referente en su sector, permite resolver dudas, aportar conocimiento gratuito, genera conocimiento y fideliza nuestros seguidores…

No olvidemos que los lectores están ávidos de información relevante, de calidad y que les resulte útil, el marketing de contenidos nos permite transmitir múltiples mensajes e informaciones con nuestra marca como paraguas, y una buena selección de formatos y receptores de nuestra información pueden impulsar nuestra empresa y marca hasta límites insospechados.

Entre los formatos más frecuentes en el marketing de contenidos empresarial destacaría:

·Blog corporativo: sin duda es el formato rey. Muchos lo dieron por muerto cuando nacieron las redes sociales, pero se ha demostrado que cuando se quiere ofrecer información relevante (y de mayor extensión) el mejor formato es el blog. Personalmente recomiendo integrar el blog corporativo dentro de la misma web de la empresa.

· Ebook (libros electrónicos): herramienta muy interesante que permite ofrecer gran volumen de información, y si tienen calidad suficiente, generan un gran interés entre los interesados. Muy habitual para ofrecer información de servicios profesionales, manuales técnicos, etc.

· Neswletters (boletines electrónicos): formato de sobras conocido, muy utilizado para difundir ideas a un grupo de suscriptores de manera periódica vía email.

· Vídeo y vídeo-tutoriales: tengo la seguridad que este 2014 también será el año del vídeo marketing. Hoy en día es muy fácil producir y difundir información vía vídeo y las empresas aún no se han dado cuenta (por poco tiempo) de su enorme potencial comercial y creador de marca. Además los vídeos tienen un gran posicionamiento SEO (búsqueda natural en, por ejemplo, Google).

· White papers:  se trata de informes sectoriales para su distribución gratuita e inmediata. Un formato habitual es el PDF.

· Webinar: son seminarios vía Internet.

· Publicaciones en redes sociales: hay infinidad de redes sociales. Mi experiencia recomienda generar el marketing de contenidos en plataformas tipo blog, newsletter, etc y utilizar las redes sociales para su promoción posterior. Recomiendo empezar por las más conocidas  hasta el momento, y por orden de preferencias (LinkedIn, Youtube, Twitter y Facebook). También aconsejo tener muy en cuenta los grupos temáticos de LinkedIn, ya que son aún un gran desconocido en el que se pueden congregar un elevado número de clientes potenciales agrupados por temáticas o intereses comunes.

· Otros formatos: infografías, plantillas temáticas, presentaciones, juegos, imágenes, etc.

Los dispositivos móviles cambiaran en breve los formatos del marketing de contenidos. Veremos en poco tiempo que el contenido deberá adaptarse a las futuras aplicaciones móviles, apps y otros formatos específicos para tablets y smarthphones. En los próximos 5 años se prevé que la mayor parte de la información se distribuyan en pequeños dispositivos (hoy en día los smarthphones han alcanzado el 75% de penetración en Europa) , lo cual deberemos tener muy en cuenta en la selección de nuestros formatos de producción del marketing de contenidos.

Por último me gustaría resaltar que el marketing de contenidos no tendrá futuro si no se implementa bajo un paraguas de una estrategia comunicativa. Todas las acciones y mensajes tienen que estar respaldados por una estrategia general y unos objetivos bien definidos por el departamento de marketing o comunicación de cada empresa.

De Francesc Hernández
Socio Fundador de SOLÉ & HERNÁNDEZ